martes, 7 de mayo de 2013

no me llamen para...


Llevo una temporadita de que me llama gente para preguntarme si puedo hacerles un amarre, o para contarme que fueron con un chamán y desde entonces están cansadísimas y mal, o que fueron a una ceremonia de ayahuasca y desde entonces se sienten fatal y no sientan cabeza.
Siempre les cuento la historia del cuchillo: Algunas personas utilizan el cuchillo para cortar el pan, otras para matar a alguien, la culpa no la tiene el cuchillo, el cuchillo no es malo o bueno, es una herramienta, cada quien la utiliza de acuerdo a su nivel de conciencia, el chamanismo es igual, no es malo no es bueno, es una herramienta, algunas personas lo usamos para ayudar a los demás, para enseñarlos a encontrar su propio poder, para sanar enfermedades, para crear conciencia, para que vean que más allá de la muerte hay un lindo camino, que hay que ser valientes y pasar encima de nuestros miedos, que lo que más nos duele es lo que más nos ayuda a crecer si lo superamos, que nuestras dificultades son oportunidades, que las enfermedades son avisos de que algo va mal en nuestros pensamientos y emociones y para sanar emociones estancadas, sanar muros en el corazón, sanar y perdonarnos a nosotros mismos y a nuestros padres, parejas, e hijos y así llegar a ser 100% responsables de nuestras vidas y dejar el victimismo de lado, no es culpa de los demás que estés así, ni que te sientas así, ni que sufras tanto, es tu responsabilidad estar así, (que no culpa, no hay culpables en una sanación).
Pero en el chamanismo también hay personas que lo usan para hacer daño a los demás, por ejemplo los amarres, o sea atentar contra el libre albedrío de una persona, ya que querer tener a la fuerza a alguien a nuestro lado para ser “felices” no tiene nada de felicidad. Para matar a alguien que le estorbe al cliente, para envenenar, para disminuir, para quedarse con la energía de las personas y ser más poderoso, para hacer creer que “necesitan” estar acudiendo a limpias con ellos siempre e ir cobrando, hacerle creer a las personas que sólo ellos los pueden “salvar”, decirle al cliente lo que quiere escuchar para que siga viniendo y pagando aunque no sea la verdad, etc.
Para hacer sesiones de chamanismo se necesita mucho poder, mucha energía, es cansado, así que hay quien empieza queriendo ayudar, hasta que la ambición lo ciega y acaba usurpando el poder y la energía del cliente para poder tener ellos más poder y energía y poder hacer más sesiones y por ende cobrar más.
Yo no juzgo a nadie, cada quién hace lo que tiene que hacer en ésta vida, y cada quién atrae a quien tiene que atraer, sólo les aviso que a mí no me llamen para hacer amarres, para quitarse a alguien de en medio, para disminuir o perjudicar a alguien o para NADA que no sea amor, paz, sabiduría y sanación, yo en ésta vida ELIJO trabajar para el AMOR, para la SALUD, para la PAZ Y para la SABIDURÍA con HONESTIDAD y DECIDO ATRAER personas que quieran recuperar su PROPIO PODER con disciplina, con responsabilidad y con conciencia y con ese tipo de personas trabajo en PAZ y AMOR. Que así sea y así es, gracias a Dios!
www.reikiychamanismo.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.