jueves, 18 de septiembre de 2014

Las relaciones conflictivas y los amarres

Cuando una relación va mal hay que ir a "buscar" los porqués. Hay miles de posibilidades para que vaya mal.

Vamos a verlo desde el punto de vista de uno de los implicados:

Es posible que los padres de él se llevaran fatal, discutieran todo el tiempo e incluso llegaran a tener violencia entre ellos, entonce qué pasa con el hijo? que aprendió que las parejas se pelean, que hay que discutir y que se puede llegar incluso a la violencia, que eso es lo normal, porqué? porque para ese niño ese fue el ejemplo de sus padres y en la educación de los hijos sólo impacta el comportamiento de sus padres, no sus palabras.

Entonces ese niño que ahora es un hombre sólo sabe comunicarse con su pareja desde la discusión y agresividad, no es su culpa, es lo que aprendió, no tiene que ver con si la quiere o no y por supuesto mucho menos con que le grite o trate mal porque ella tenga algo "malo".

También es posible que ese hombre haya tenido relaciones anteriores muy conflictivas en las que haya sufrido mucho e inconscientemente haya decidido "cerrarse" para no volver a sufrir y ahora no sea capaz de darlo todo o de mostrarse tal y como es.

Y podríamos seguir poniendo infinidad de ejemplos...

Ahora pensemos en que la otra parte implicada pueda tener los mismos problemas u otros diferentes, entonces aparte de luchar contra nuestro propio comportamiento tenemos que tratar de comprender el comportamiento de la otra persona...

Fácil no es...pero tampoco imposible, cuando nos proponemos ir a la raíz del problema y buscar en nosotros mismos los patrones que estamos repitiendo o las razones por las que estamos actuando así podemos llegar a entendernos a nosotros mismos y a tratar de cambiar el patrón.

Si logramos cambiar nuestra propia "sombra" (patrones, defectos, malos comportamientos) la otra parte también cambiará sin que se lo pidamos, ni que hagamos nada especial para ello.

Pero que pasa cuando nos aferramos a querer que sea "el otro" el que cambie...pues que la guerra se hace interminable, es IMPOSIBLE querer cambiar a los demás, si algo no te gusta cámbialo en ti, pero deja a los demás en paz con su propia sombra y su propio camino que bastante tienen con eso.

En una relación hay dos implicados y las maneras de comunicarse y de llevar la relación dependen de las dos partes, si una cambia la otra se desconcierta y tiene que cambiar y adaptarse a la nueva realidad, le guste o no y si no siempre puede marcharse.

Y ahora viene la parte en que una de las partes decide que eso es insostenible y que no es lo que desea en su vida y decide marcharse y la otra decide hacer un amarre para que vuelva con él o ella.

Qué pasa en éste caso? pues que estás atentando contra el libre albedrío de una persona a la que se "supone" que amas, eso es una gran cantidad de energía negativa o karma que estás generando, si surte efecto la persona regresará como zombie, sin carácter, sin voluntad y tendrás un robot a tu servicio, eso es lo que quieres? tener un robot? o una muñeca? una esclava?

Eso no es amor y no puede hacer feliz ni al que pide el amarre ni al que lo recibe, si la relación ya era un infierno, espérate a que vuelva con un amarre de por medio...el infierno en la tierra y si encima tienen hijos, ya olvídate! pobres niños!

Deja de buscar soluciones "mágicas" si una relación va mal, cambia tu primero, si sigue mal pese a tus esfuerzos y la otra persona se quiere marchar, dale la libertad y sigue cambiando tus patrones para que puedas atraer a alguien más afín a ti.

No ates tu vida a otra persona, eso genera una nube de oscuridad que te perjudicará durante toda tu vida, hasta que alguien te lo limpie ya sea que te lo hayan hecho o que tu lo hayas enviado, hay que limpiar esa oscuridad, tiene remedio si vas con un especialista y le comentas el problema, pero mejor no entres en ello, no beneficia a nadie.

Y ahora que sabes ésto...le harías un amarre a la persona que "amas" y que no quiere seguir contigo?

Si la respuesta es si "porque es el amor de mi vida", o "es la que más me conviene", o "tiene dinero", o "estoy enamorada de él", o "si no me voy a quedar sola/o", o "nadie más me va a querer como ella/él", etc. etc.

Quiere decir que ni siquiera te amas a ti mismo, no confías en que puedes atraer a alguien que de verdad quiera estar contigo, tienes miedo a la soledad porque no sabes estar bien contigo mismo y tienes problemas mucho más profundos que sólo el hecho de que esa persona no quiera estar contigo, mejor busca ayuda profesional y aprende a amarte a ti mismo/a, eso te hará mucho mejor que "amarrarte" a alguien.

A mi no me busques para hacer "amarres" mi trabajo es para beneficiar a las personas no para perjudicarlas, sin embargo si puedo quitarlos tanto si te los han hecho a ti, como si tu los has hecho y no importa si eso fue hace años, esa sombra siempre seguirá obscureciendo tu camino y también puedo ayudarte a conocerte y a amarte a ti mismo/a, a eso si que me dedico!



Abrazo de poder,
Gabriela


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.