jueves, 20 de noviembre de 2014

La decisión diaria...

Es muy difícil estar bien si siempre tenemos proyectado en el futuro lo que queremos lograr o tener en el presente.

Pensamos que haciendo muchos cursos estaremos mejor o nos iluminaremos, que cuando nos llevemos mejor con nuestros hijos estaremos mejor, que cuando consigamos pareja, que cuando dejemos el trabajo, que cuando cambiemos de casa, cuando nos den la paga extra, etc.

Pero lo cierto es que cada vez que conseguimos una de las cosas anteriores nos proyectamos en la siguiente y siempre son en el futuro.

Por eso nunca las alcanzamos!

Una de las cosas que sirven para sentirnos mejor es siempre en cada situación del día a día tomar una decisión.

Siempre podemos decidir sentirnos atacados o podemos decidir sentirnos en paz, esa es nuestra decisión, llamémosle libre albedrío a pequeña escala.

Ante cualquier situación piensa: "Tengo dos opciones, sólo puedo tomar o una o la otra, es como la respiración, o inspiro o exhalo, pero las dos a la vez no puedo",

Por ejemplo un día en el trabajo tu jefe llega enfadado y se desquita contigo, antes de reaccionar, tómate unos segundos para decidir...me pongo en el papel de víctima o sigo en paz?

Si te pones en el papel de víctima reforzarás tu patrón de que todo el mundo se puede desquitar contigo y te sentirás fatal, te invadirá ese sentimiento de agobio, de nadie me quiere, el mundo es horrible y no sé que hago aquí... quiero escapar (¿y cómo sé que tienes ese patrón? porque si no lo tuvieras tu jefe no se desquitaría contigo).

En cambio si por primera vez decides no ser víctima, respiras hondo mientras decides seguir en paz y teniendo un feliz día, lo seguirás teniendo...el universo se encargará de ello, y te sorprenderá ver salir a tu jefe con una sonrisota como si no hubiera pasado nada.

A eso en chamanismo tolteca le llaman "NO TOMARSE NADA PERSONAL"

Vamos a ver otro ejemplo, tu hijo pequeño riega la leche en tu vestido cuando más prisa tienes, si actúas por inercia te pondrás como loca y le gritarás, si te detienes a pensar en la decisión diaria...
¿me pongo en el papel de loca o sigo en paz?

Si te pones en el papel de loca crearás en tu hijo el patrón de que no sabe hacer nada bien y eso es difícil de quitar de adultos (no imposible pero dificil), además todo empeorará y es probable que tengas un día desastroso cuando te empiece a remorder la culpa de haberle gritado.

En cambio si por primera vez decides respirar hondo y decidir seguir en paz, le darás un beso, te irás a cambiar y te darás cuenta que el vestido actual te queda mucho mejor que el otro y tendrás un día feliz y pacífico.

¿Es muy difícil? si, de entrada parece que sí, pero si te lo propones de corazón, llegará a ser un hábito y ya siempre decidirás seguir en paz, pase lo que pase.

¿Y qué pasará entonces? Pues que ya no necesitarás buscar nada en cursos, ni en parejas, ni en llevarte mejor con tus hijos, porque ya estarás en paz y cuando estás en paz, no necesitas conseguir nada... absolutamente nada.

¿Ahora suena fácil? si, la verdad es que si, es más fácil que seguir buscando fuera y en el futuro, sobretodo porque conseguir la paz fuera o en el futuro es absolutamente imposible.


Abrazo de poder,
Gabriela

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.