miércoles, 31 de diciembre de 2014

En el 2015 plántale cara a tu ego y VIVE!

Todo lo que no nos atrevemos a hacer es debido a una vocecita interna que nos dice que no podemos, que no sabemos, que va a salir mal, que no estamos a la altura...etc.

Esa vocecita proviene de una división que tenemos los humanos, por una parte está lo que realmente somos, amor, luz, paz, salud y por otra lo que muchos llaman "ego".

El ego no es sólo cuando nos sentimos más que otros, el ego es esa distorsión de nosotros mismos que nos hace sentirnos separados, inferiores o superiores a los demás, territoriales y que hay que estar compitiendo y a la defensiva siempre.

En las comparaciones a veces el "juez" que sigue siendo el mismo ego, decide que somos superiores a los demás y así es como una persona normal y corriente puede ir por la vida mirando por debajo del hombro a los que considera inferiores. Esto a la única que le acarrea problemas es a la persona misma porque tendrá una incapacidad de relacionarse con sus semejantes que le creará angustia y neurosis.

Si en cambio en las comparaciones se siente inferior a los demás, entrará en el victimismo y encontrará miles de pretextos por los que no triunfar, e irá por la vida arrastrando los pies con una gran joroba sin esforzarse y sólo lamentándose.

¿Cómo es posible que todos esos problemas vengan sólo por una vocecita que nos incita a hacer cosas que nos perjudican?

Pues sí, parece increíble que seamos nosotros mismos quienes nos saboteamos de esa manera.

Hay muchas cosas que hacer, como limpiar emociones, ir a sanar las heridas de la infancia, conocernos a nosotros mismos para al menos saber de qué pie cojeamos, etc.

Pero la más rápida y sencilla manera de mejorar es cuestionarnos en todo momento esos pensamientos y no dejar que nos influencien.

Vamos a poner unos ejemplos prácticos:

1. Decides reconciliarte con tu madre, ya que llevan años distanciados y resulta que el principio de un año nuevo te ha dado energía como para perdonarla y querer retomar la relación, pero cuando decides llamarla empieza la vocecita del ego: "te va a colgar" "te va a reñir y te va a recordar todo lo malo que has sido con ella" "mejor déjalo, que no hace falta, ella está mejor sin tí"

Claro que escuchando todo eso en tu cabecita hasta te mareas y te planteas que no es el momento más adecuado, pues vamos a cambiar, vamos a plantarle cara al ego!

Respira muy profundamente y repite: "Yo tengo el mando" "Yo decido lo que es mejor para mí" "Es posible que ésto sea difícil y arriesgado pero lo quiero intentar, no perderé nada" Y llama a tu mamá...te llevarás una agradable sorpresa y cuando cuelgues estarás orgulloso de haberlo hecho.

2. Estás harto de tu trabajo actual, llevas años haciendo lo mismo y el principìo de un año nuevo te ha dado la energía para decir "se acabó!"además que tienes ese hobby que te encanta y estás seguro que podrías ganarte la vida haciéndolo y compartiéndolo con los demás, pero cuando decides ponerle fecha a tu renuncia del trabajo empieza la vocecita: "estamos en crisis no puedes dejar un buen trabajo" "estás loco, nadie pagará por lo que gusta hacer" "lo que quieres hacer no vale nada, vas a fracasar"

De hecho eso te ha pasado ya miles de veces, no es la primera vez que lo intentas y esa vocecita te convence de que la vida es para sufrir y hay que continuar haciendo lo que no nos gusta porque no hay otra opción.

Pues ésta vez va en serio, respira muy profundamente y repite: "Yo tengo el mando" "Yo decido lo que es mejor para mí" "Es posible que ésto sea difícil y arriesgado pero lo quiero intentar, no perderé nada" Y deja el trabajo, sentirás como te quitas un enorme peso de encima y tendrás la energía para empezar ese nuevo proyecto con ganas y entusiasmo, estarás orgulloso de haberlo hecho!

Date la oportunidad de ir contra corriente, de recuperar tu parte salvaje, de volver a enamorarte de la vida, de hacer lo que más te gusta y de hacerlo con amor, pasión y arte!

Que en el 2015 tengas la energía, el poder y la fuerza para plantarle cara a tu ego y permitirte VIVIR!

Abrazo de poder,
Gabriela

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.