viernes, 23 de enero de 2015

Ho'oponopono

Hay un método muy fácil de usar que viene del chamanismo HUNA practicado en Hawai desde hace mucho tiempo.

Está basado en lo siguiente:

1. Todos somos UNO por lo tanto lo que hay en ti también está en mi y en todos nuestros hermanos los seres humanos. Si ésto es así, entonces con que UNO de ese TODO decida sanarse así mismo, beneficia a todos los demás.

2. TODO lo que percibes en el exterior es consecuencia de tu interior. Si ésto es así, entonces con que limpies todo lo que percibes en tu exterior que te causa un desequilibrio, quedará sanado en tu interior.

3. En nosotros hay una parte consciente, una parte inconsciente y una parte supraconsciente.
En la parte inconsciente está todo lo que nos hace actuar de una manera determinada ante situaciones similares. Normalmente no tenemos acceso a ésta parte por lo cuál no sabemos lo que hay ahí.
En la parte consciente tenemos acceso, conocemos lo que hay, está todo lo que nos molesta de nuestro alrededor, de nosotros mismos y de los demás y "creemos" que no lo podemos cambiar.
En la parte supraconsciente está el poder para acceder al inconsciente y borrar lo que nos perjudica.

4. Se dice que las palabras producen una energía que cambia la materia (mira los trabajos de Masaru Emoto). Con la llave maestra de las palabras podemos acceder a la parte supraconsciente y pedirle que borre del inconsciente lo que nos molesta del consciente.

Entonces las 4 palabras mágicas para limpiar lo que hay en nuestro interior o sea lo que percibimos fuera son: te amo, lo siento, perdóname, gracias!

Ya que todos somos uno, cuando dices "Te amo, lo siento, perdóname y gracias" realmente te lo estás diciendo a ti mismo, a tu parte supraconsciente, inconsciente y consciente, pero también me lo estás diciendo a mi y todos nuestros hermanos humanos.

Ahora vamos a pasar todo esto a ejemplos prácticos:

Si tu mama está enfadada contigo por la razón que sea en lugar de intentar razonar, de demostrarle su error o de echarle la culpa mejor repite lo siguiente en tu interior: "te pido que borres todo aquello que hay en mi que hace que mi madre se haya enfadado conmigo, lo siento perdóname, te amo y gracias"
Pero no sólo es repetir la frase como un loro, es ser consciente de que algo debe haber en ti para haber desatado la furia de tu madre, lo que pasa es que ni ella ni tu lo saben porque está en el inconsciente de las dos y a eso no tienen acceso, puede venir de que te relaciona con tu padre y como están divorciados y lo odia la paga contigo sin darse cuenta, de que su madre o sea tu abuela la maltrataba a ella y ella sólo repite lo que aprendió, puede ser de una maldición de una bisabuela a su hija que se ha transmitido por el árbol genealógico y ha llegado a perjudicar a la madre y la hija de ese linaje que ahora están vivas, o sea a ti y a ella, puede ser que sólo tenga un mal día y se desquite con la persona que más ama y más confianza le tiene, pueden ser miles de causas que están escondidas en el inconsciente, lo que nos importa es que han salido al consciente y ahora están peleadas y eso te causa un desequilibrio a ti y seguramente a ella más. Entonces lo mejor que puedes hacer es responsabilizarte de tu parte y desde el corazón sentir realmente esas palabras que abrirán la puerta que queremos abrir.

Lo mismo si tu jefe, tu marido, tu hijo, tu vecino o cualquier persona se enfada contigo.

Claro que estoy hablando de casos en los que tu sientes que no tienes la culpa de nada, en casos en que tu los perjudicaste abiertamente es obvio que lo tienes que hacer e intentar no perjudicar nunca a nadie de manera deliberada, porque recuerda que todos somos uno, si perjudicas incluso a un desconocido te estás perjudicando a ti mismo.

Bueno, espero que practiques Ho'oponopono con frecuencia y de antemano: "lo siento, te amo, perdóname y gracias!"

Abrazo de poder,
Gabriela

martes, 13 de enero de 2015

La cabeza bien alta!

Desgraciadamente vivimos en una sociedad que aún con tanto cambio y modernidad, sigue descalificando gente por tener características diferentes.

Es una pena seguir viendo personas que odian o rechazan a otras por considerarlas "inferiores", sin siquiera intentar conocerlos o darles una oportunidad.

Veo muchos ejemplos en mi entorno cada día... una chica que ha estudiado en la universidad con excelentes notas, es muy guapa y capaz y no ha conseguido trabajo en meses (nota: es negra).

Un chico inteligente, culto y con puntos de vista interesantísimos, al que sus familiares más lejanos y mayores de edad, dejan al margen de las conversaciones (nota: es gay).

Una chica simpática, guapa, inteligente y súper valiente a la que los chicos no se atreven a invitar a salir (nota: va en silla de ruedas).

La única manera de callarles la boca a todas esas personas es demostrarles lo super válidos que son, pero para ello se necesita una autoestima "a prueba de balas".

Yo comprendo que es super injusto que sigan existiendo éste tipo de problemas, pero siempre en algún momento las personas "consideradas diferentes" se encontrarán con algún "intolerante", es algo que no ha cambiado y no cambiará al menos en ésta generación, por mucho que se haya avanzado, siempre habrá algún "intolerante, rígido y de mente cerrada" por no decirles peor.

Entonces cuál es la actitud a seguir?

Siempre tener la cabeza bien alta, ser conscientes de su valía, sólo por ser humanos ya tienen su lugar en la Tierra, su valor.

Aparte que cada humano tiene sus características especiales, sus dones y talentos, su misión en la vida, aquello que sólo él/ella sabe hacer así de bien.

Mejor, en lugar de torturarse porque nunca los van a aceptar, acéptense a ustedes mismos.

La seguridad en uno mismo es algo que traspasa la piel, algo que se percibe a kilómetros, alguien que se respeta a si mismo obliga inconscientemente a los demás a respetarlo.

Imagínense si Obama, Alejandro Amenábar o Stephen Hawking hubieran estado más ocupados pensando en que los iban a marginar y a tratar mal por las características con que habían nacido, en lugar de dedicar su energía a hacer lo que más aman y lo que mejor se les da.

En conclusión, independientemente de las características con que hayas nacido, eres valioso y sabes hacer algo que sólo a ti se te da bien, no te quedes en el papel de víctima, eso no te hace bien a ti y tampoco hace que los intolerantes se den cuenta de su error.

TRIUNFA! Porque yo creo que nada le puede cerrar más la boca a un "intolerante" que un TRIUNFADOR con las características que más odia!






Para mis jovencitos preferidos! A triunfar!!!

Abrazo de poder,
Gabriela