viernes, 23 de enero de 2015

Ho'oponopono

Hay un método muy fácil de usar que viene del chamanismo HUNA practicado en Hawai desde hace mucho tiempo.

Está basado en lo siguiente:

1. Todos somos UNO por lo tanto lo que hay en ti también está en mi y en todos nuestros hermanos los seres humanos. Si ésto es así, entonces con que UNO de ese TODO decida sanarse así mismo, beneficia a todos los demás.

2. TODO lo que percibes en el exterior es consecuencia de tu interior. Si ésto es así, entonces con que limpies todo lo que percibes en tu exterior que te causa un desequilibrio, quedará sanado en tu interior.

3. En nosotros hay una parte consciente, una parte inconsciente y una parte supraconsciente.
En la parte inconsciente está todo lo que nos hace actuar de una manera determinada ante situaciones similares. Normalmente no tenemos acceso a ésta parte por lo cuál no sabemos lo que hay ahí.
En la parte consciente tenemos acceso, conocemos lo que hay, está todo lo que nos molesta de nuestro alrededor, de nosotros mismos y de los demás y "creemos" que no lo podemos cambiar.
En la parte supraconsciente está el poder para acceder al inconsciente y borrar lo que nos perjudica.

4. Se dice que las palabras producen una energía que cambia la materia (mira los trabajos de Masaru Emoto). Con la llave maestra de las palabras podemos acceder a la parte supraconsciente y pedirle que borre del inconsciente lo que nos molesta del consciente.

Entonces las 4 palabras mágicas para limpiar lo que hay en nuestro interior o sea lo que percibimos fuera son: te amo, lo siento, perdóname, gracias!

Ya que todos somos uno, cuando dices "Te amo, lo siento, perdóname y gracias" realmente te lo estás diciendo a ti mismo, a tu parte supraconsciente, inconsciente y consciente, pero también me lo estás diciendo a mi y todos nuestros hermanos humanos.

Ahora vamos a pasar todo esto a ejemplos prácticos:

Si tu mama está enfadada contigo por la razón que sea en lugar de intentar razonar, de demostrarle su error o de echarle la culpa mejor repite lo siguiente en tu interior: "te pido que borres todo aquello que hay en mi que hace que mi madre se haya enfadado conmigo, lo siento perdóname, te amo y gracias"
Pero no sólo es repetir la frase como un loro, es ser consciente de que algo debe haber en ti para haber desatado la furia de tu madre, lo que pasa es que ni ella ni tu lo saben porque está en el inconsciente de las dos y a eso no tienen acceso, puede venir de que te relaciona con tu padre y como están divorciados y lo odia la paga contigo sin darse cuenta, de que su madre o sea tu abuela la maltrataba a ella y ella sólo repite lo que aprendió, puede ser de una maldición de una bisabuela a su hija que se ha transmitido por el árbol genealógico y ha llegado a perjudicar a la madre y la hija de ese linaje que ahora están vivas, o sea a ti y a ella, puede ser que sólo tenga un mal día y se desquite con la persona que más ama y más confianza le tiene, pueden ser miles de causas que están escondidas en el inconsciente, lo que nos importa es que han salido al consciente y ahora están peleadas y eso te causa un desequilibrio a ti y seguramente a ella más. Entonces lo mejor que puedes hacer es responsabilizarte de tu parte y desde el corazón sentir realmente esas palabras que abrirán la puerta que queremos abrir.

Lo mismo si tu jefe, tu marido, tu hijo, tu vecino o cualquier persona se enfada contigo.

Claro que estoy hablando de casos en los que tu sientes que no tienes la culpa de nada, en casos en que tu los perjudicaste abiertamente es obvio que lo tienes que hacer e intentar no perjudicar nunca a nadie de manera deliberada, porque recuerda que todos somos uno, si perjudicas incluso a un desconocido te estás perjudicando a ti mismo.

Bueno, espero que practiques Ho'oponopono con frecuencia y de antemano: "lo siento, te amo, perdóname y gracias!"

Abrazo de poder,
Gabriela

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.