domingo, 20 de marzo de 2016


Permítete contactar con tu rabia...

Imagínate un león que tiene que cazar una cebra para poder comer y en lugar de contactar con la rabia contacta con la tristeza...
En lugar de poder rugir, correr, saltar y matar a la cebra, se deprime y se echa a dormir...crees que podría sobrevivir así?

Nosotros los humanos tenemos la rabia que nos permite defendernos, poner límites, proteger lo que nos pertenece, ocupar nuestro sitio...sin embargo a la sociedad no le gusta la rabia, nos domestican y nos educan para que nunca sintamos rabia, nos dicen que es de malos, de maleducados, de malas personas...y así vamos....sin cumplir sueños, dejando que nos pisoteen los aprovechados, sintiéndonos víctimas de las circunstancias, sin expresarnos, sin gritar ni siquiera cuando hace falta porque ya ni nos sale la voz...
Qué conveniente es para los políticos y empresarios que gobiernan el mundo que la sociedad esté calladita...

Sin embargo somos humanos y tenemos emociones, entonces adonde va esa rabia?

La sociedad si tolera la tristeza, entonces nos enseñan que cuando alguien te pisoteé en lugar de gritarle y ponerlo en su sitio te pongas triste y te deprimas, eso sí que es de buenas personas...
Bueno...  y digo que la sociedad tolera la tristeza siempre y cuando no llores en público, porque eso también está mal visto, hay que llevarlo todo por dentro y bien discretito, que eso es de personas civilizadas.

Así en lugar de sacar rabia cuando deberíamos, contactamos con la tristeza y nos hacemos un lío por dentro porque realmente no estamos expresando lo que realmente sentimos.

Cuando vas guardando la rabia y disfrazándola de tristeza, más tarde o más temprano, te sientes mal, sin fuerza, cansado, sin energía y todo te parece cuesta arriba.

En ese estado como es posible hacer lo que más te gusta?
Cómo cumplir tus sueños, crear tu trabajo perfecto y tener relaciones armoniosas?

Tampoco se trata de desquitar tu rabia con el primer inocente que pase por delante...pero... cuántas veces pasa ésto? Miles.

Conoces a algún padre o madre que de cara al "público" es fantástico, amable, simpático y cuando llega a casa le grita, riñe y medio mata a sus hijos/as?

Y lo peor es que si tu como hija no lo has sanado cuando seas madre serás igualita...o te irás al otro extremo, te darán miedo tus hijos y no te atreverás a corregirles ni un sólo comportamiento inadecuado, créeme ninguna de las dos posturas es la adecuada, lo mejor está en el equilibrio.

Entonces que hacemos?

Aprender a gestionar la rabia

Primero que nada tenemos que sacar toda la rabia acumulada y reprimida que tenemos desde que nos civilizaron y eso es mucho!

Tómate un tiempo para ti mismo/a en el que te permitas pegarle a un saco de boxeo, o a un cojín, o romper un plato, o destrozar algo de cartón o rayar un folio, o tocar el tambor, o gritar, o gruñir como león.

Cuando empieces a hacerlo te sentirás ridículo y seguirás pensando que si te ve alguien pensará que te has vuelto loco, pero permítelo...date permiso para hacerlo y verás que de repente surgirá una fuerza enorme que te permitiría no sólo destrozar el papel sino toda la casa.
Una fuerza que ni te imaginabas que tenías, y si gritas te darás cuenta de que tienes un vozarrón que en tu vida habías escuchado, y te da un subidón que podrías salir a correr y a comerte el mundo!

Y si lo vas haciendo seguido te empezarás a sentir más optimista, más confiado porque sabes que cuando estás en esa fuerza si alguien osara ponerse en tu camino le darías un empujón que saldría volando a fastidiar a otro....qué descubrimiento! Te podrías defender! Podrías hacer que te dejaran en paz tus "enemigos".

Y eso precisamente es lo que hay que hacer...en la vida hay víctimas y verdugos, lo importante es el equilibrio, nos han hecho creer que eso nunca se puede cambiar, que si eres de los que les hacían "bulling" en el colegio ya te fastidiaste toda tu vida...pero no es así...los que van de verdugos son unos cobardes en el fondo y si alguna de sus víctimas lo enfrenta se va con la cola entre las patas y ese también es un aprendizaje que tiene que hacer, que no se puede ir abusando o perjudicando a los demás.

Así que si gestionas bien tu rabia y aprendes a defenderte de los que te pisotean, aparte de que tu vas a estar mil veces mejor de ánimo, vas a permitir a tu verdugo que aprenda que él también se tiene que ir al equilibro porque está en un extremo y los extremos no son buenos para nadie.

Y no te creas la historia de que es mejor persona el que se deja pisotear porque eso equivale a estar en un extremo, el difícil arte de ser humanos consiste en aprender a vivir en el equilibrio, nunca en los extremos.

No seas víctima ni verdugo, sé humano y mantente en tu sitio, en tu espacio, en tu equilibrio, no permitas que nadie te quite tu espacio y no se lo quites a nadie tampoco.

Si no te atreves a gestionar tu rabia tu solito/a, ven a una sesión conmigo que tengo una herramienta muy potente para contactar con tus tensiones y sacarlas, te sorprenderás de lo bien que sienta gestionar bien tus emociones!

Feliz fin de semana y a seguir siendo humanos!
Abrazo de poder,
Gabriela
                   http://reikiychamanismo.blogspot.com.es/
                                  https://www.facebook.com/chamanismoenbarcelona
                                  https://www.facebook.com/ReikiUnitarioenbarcelona
                                     https://www.youtube.com/user/REIKIYCHAMANISMO
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.